ARTÍCULOS

CASO FOTOGRÁFICO: UN “OVNI” EN EL MONCAYO

Víctor Martínez (2009)

 

INTRODUCCIÓN

En este informe se detalla la investigación realizada sobre un caso fotográfico de un supuesto OVNI invisible a los ojos, que en la fotografía aparenta estar posado sobre El Moncayo. No obstante, ya se adelanta que dicha investigación permitió revelar rápidamente el origen nada extraordinario de ese "OVNI", por lo cual este trabajo pretende servir como un ejemplo más a la hora de evaluar posibles confusiones en casos similares.

 

El caso fue comunicado por el propio autor de la fotografía el 13 de diciembre de 2008, a través de la web "Mundo Parapsicológico". A raíz de esa comunicación, este investigador estableció contacto con dicho testigo, quien tenía interés por hallar una explicación para lo que aparecía en la fotografía.

 

En los días sucesivos, el autor de la fotografía proporcionó los datos sobre el caso, primero telefónicamente, y posteriormente en persona, facilitando además la fotografía en cuestión, la fotografía posterior, y los negativos originales de la secuencia.

 

 

LA ZONA

 

La fotografía fue realizada desde un parking al aire libre de la localidad de Borja (Zaragoza), situada a 58 km al WNW de Zaragoza capital, y a 448 m de altitud. Esta localidad cuenta con más de 4000 habitantes.

 

En la fotografía aparece una panorámica del Moncayo, montaña situada entre las provincias de Zaragoza y Soria, cuya cumbre más alta es de 2316 m, constituyendo así la mayor altura del Sistema Ibérico. El Moncayo se halla a 24 Km al WSW de Borja.

 

 

EL AUTOR DE LA FOTOGRAFÍA

 

Francisco Fernández Martín, de 36 años en la fecha de la toma fotográfica, es Médico de formación y desempeña su labor profesional en unos laboratorios médicos. Reside en Zaragoza, aunque también tiene casa en Borja, localidad desde la que realizó la fotografía que se estudia en el presente informe.

 

Se trata de un hombre de gran amabilidad, y no mostró ningún problema a la hora de colaborar, proporcionando la fotografía en cuestión, además de la foto posterior en la secuencia, así como dejando examinar in situ los negativos originales, sobre los cuales sí se mostró reacio para dejarlos a préstamo.

 

Como se pudo comprobar y comunicó el propio Francisco, su conocimiento sobre el tema OVNI y los enigmas en general es muy limitado.

 

 

EL SUCESO

 

La toma de la fotografía tuvo lugar en agosto de 2001 (Francisco no recuerda el día exacto). Respecto a la hora, según palabras del testigo, serían las 10:00 horas como tarde.

 

Aquel día, Francisco realizó varias tomas fotográficas del paisaje situado al WSW de Borja, incluyéndose en él el Pico del Moncayo, con motivo de realizar después unas acuarelas en base a dichas tomas. Las fotografías fueron realizadas con una cámara Réflex SLR 35 mm, concretamente una Yashica FX-3 Súper 2000 con el objetivo de 28 mm (f/2.8). Para realizar las tomas, Francisco apoyó la cámara sobre su coche ante la ausencia de trípode.

 

Posteriormente, al revelar los negativos, Francisco observó en una de las fotografías (Fig. 1) la presencia de un cuerpo extraño que parecía estar posado sobre el Moncayo. En concreto, dicha fotografía muestra una panorámica de la montaña, observándose en su parte superior izquierda la presencia de un elemento extraño de color blanquecino, que a primera vista da la apariencia de hallarse en el suelo y de ser de un gran tamaño. En el resto de tomas no aparecía fotografiada esa zona del Moncayo (la realizada a continuación muestra la panorámica de la derecha), y en ellas no se apreciaba nada anormal, algo que también pudo comprobar el autor de este artículo.

 

Fig. 1. Fotografía obtenida por Francisco Fernández Martín, en la que aparece un elemento extraño (señalado con la flecha) que aparenta hallarse sobre la montaña del Moncayo. (Archivo Víctor Martínez)

 

Aunque al principio no le dio importancia, al ver el extraño elemento bajo lupa de aumentos, Francisco pensó en la posibilidad de que pudiera tratarse de un OVNI, pues le parecía apreciar una especie de patas o antenas (Fig. 2). Además, posteriormente, como motivo de comprobación, realizó más tomas de la misma panorámica, sin observar nada anormal, y pasó por las cercanías del Moncayo, no pudiendo ver ninguna edificación en el lugar.

 

Fig. 2. Ampliación del elemento de estudio (con mejora de la nitidez) en la que se observan los “apéndices” que el autor de la fotografía calificó como “patas o antenas”. (Archivo Víctor Martínez)

 

ANÁLISIS DE LOS NEGATIVOS

 

Debido a que no fue posible obtener prestados los negativos, éstos fueron examinados in situ mediante lupa, apreciándose de inmediato que el supuesto OVNI resaltaba sobre el resto del negativo al ser en exceso blanquecino.

 

En primer lugar se pensó que podía ser una ralladura; al proponer esto al autor de la fotografía, éste pasó el dedo por el negativo y aquello desapareció. Ante este hecho, Francisco se sorprendió enormemente, entrándole de inmediato la risa.

 

Por tanto, se trataba sin lugar a dudas de una mancha en el negativo.

 

 

ANÁLISIS FOTOGRÁFICO

 

Aunque ya no era necesario realizar un análisis de la fotografía ante la certeza de que se estaba ante una mancha en el negativo, sí se va a ilustrar como ejemplo parte de este proceso, que habría revelado igualmente que el supuesto OVNI no era tal. Así, mediante software fotográfico se aplicaron diferentes filtros.

 

En primer lugar, se aplicó el filtro de "Contorno" al 90% (Fig. 3), lo que ya revela un contorno excesivo para la extraña forma en relación a su supuesta distancia (suponiendo que fuera un objeto que se hallaba en el Moncayo), tal como se observa al compararla con el paisaje que le rodea. Así, se aprecia cómo el grosor de los contornos va disminuyendo progresivamente en los elementos de la fotografía según éstos se encuentran más lejos de la cámara. Por el contrario, el elemento extraño muestra un enorme grosor de contorno, lo cual no ocurriría si realmente se hubiera fotografiado algo que estuviera en el Moncayo.

 

Fig. 3. Análisis fotográfico: aplicación del filtro de "Contorno" al 90%. (Archivo Víctor Martínez)

 

Igualmente, se aplicó el filtro de "Realce" (Fig. 4), lo que puso de manifiesto un excesivo volumen del supuesto objeto en relación con el paisaje y las formas circundantes.

 

Fig. 4. Análisis fotográfico: aplicación del filtro de "Realce". (Archivo Víctor Martínez)

Aunque la aplicación de estos filtros ya hubiese sido suficiente para comprobar que el extraño elemento no se hallaba en el lejano paisaje de la fotografía, se utilizó una última herramienta que muestra claramente el origen no extraordinario del elemento de estudio.

Así, eliminándose los niveles de entrada de colores de la fotografía (Fig. 5), se aprecia la distribución de las densidades oscuras y claras a través de la misma según las diferentes zonas que aparecen en ella. De esta manera puede observarse la reflectancia relativa de los elementos presentes en la zona, de acorde a la iluminación recibida del Sol y a su distancia al fotógrafo. Realizado este paso, se pudo observar que el elemento extraño presentaba un tono excesivamente claro, resaltando enormemente sobre el oscurecido fondo de la fotografía, lo que hubiera descartado (en caso de no haber podido estudiar los negativos) la posibilidad de que aquello fuera realmente un objeto que se hallaba a tanta distancia de la cámara en el momento de fotografiarse.

 

Fig. 5. Análisis fotográfico: eliminación de niveles de entrada de colores. (Archivo Víctor Martínez)

 

CONCLUSIONES

 

A la vista del análisis del negativo, en el que se descubrió la presencia de una mancha, la cual fue retirada con el dedo por el propio autor de la fotografía, queda de manifiesto que el elemento extraño de la fotografía no era más que una simple mancha adosada al negativo, que fue procesada junto al mismo en el momento del revelado.

Por ello, la presente investigación pretende poner de manifiesto la importancia de tener acceso a los negativos originales, lo cual facilita el descubrimiento de defectos en los mismos o el hallazgo de posibles trucajes. Porque aunque en este caso habría bastado un análisis de la fotografía original para revelar que el "misterioso" elemento que aparece en ella no era un gran objeto alejado de la cámara, el descubrimiento de la mancha en el negativo ha permitido determinar con toda seguridad cuál era el origen de ese cuerpo.

 


Este artículo fue publicado originalmente en 2009 en Mundo Parapsicológico.

 

DOCUMENTOS RELATIVOS AL CASO

Fotografía original en alta calidad:

 

 

Fotografía posterior en la secuencia: