ARTÍCULOS

LOS ORBES QUE QUISIERON SER OVNIs

Víctor Martínez (2012)

INTRODUCCIÓN

Dentro del estudio de las fotografías OVNI existen numerosas variantes de anomalías: desde simples luces nocturnas, pasando por rayas o puntos borrosos en la imagen, hasta artefactos de aspecto metálico e incluso cuerpos de forma indescriptible. Sin embargo, las tomas fotográficas que ocupan el presente trabajo bien podrían englobarse dentro del llamado fenómeno de los "orbes", extrañas esferas de diversos colores y aparentemente luminosas que aparecen en fotografías de diversa índole y que suelen ser objeto de especulaciones sobre un hipotético origen parapsicológico o espiritual.

Las mencionadas fotografías cuya historia es detallada aquí, fueron obtenidas en la localidad de Tarragona (Cataluña, España) en enero de 2012. Las imágenes, que muestran anómalas esferas azules sobre el firmamento, fueron remitidas por la mujer del protagonista principal del suceso. Se inició así el estudio de dichas tomas, para el cual el matrimonio aportó todos los detalles necesarios. A lo largo de este proceso, la excelente colaboración de ambas personas y especialmente de la mujer, acabó proporcionando la inusual solución para el enigma de estos "orbes" transformados en OVNIs invisibles.

 

EL AUTOR DE LA FOTOGRAFÍA

Antonio, un científico afincado en la ciudad de Tarragona que desarrolla labores de investigación en el área de la biología, es bastante escéptico respecto a todo lo referente a la temática paranormal y misteriosa. A pesar de ello, su sorpresa ante la anomalía azulada que aparecía en una de las fotografías obtenidas por él, conllevó a que se decidiera a comentar este hecho a su mujer, Josefina López Ruiz. Fue precisamente ella quien más se extrañó ante la esfera azul presente en la toma, y quien llevó en todo momento la iniciativa de comunicar el suceso e indagar más sobre el mismo.

 

EL SUCESO

Las fotografías que son objeto de estudio en el presente informe fueron obtenidas la tarde del 25 de enero de 2012, entre las 18:55 y las 18:57 horas.

El citado día, Antonio había finalizado las tareas en su puesto de trabajo y se dirigía a su vivienda en bicicleta. Por su afición a fotografiar aves, llevaba consigo una cámara digital Lumix Panasonic TZ20 con un zoom óptico de 16x (24-384 mm equivalente en 35mm), de reciente adquisición.

En un momento determinado, siendo las 18:55 horas y encontrándose por la zona del Hospital Joan XXIII, decidió tomar unas instantáneas de la Luna y Venus, que se hallaban en aquel momento en dirección WSW a 17º y 24º de elevación respectivamente. Así, detuvo la bicicleta y sacó su cámara, obteniendo una serie de cuatro fotografías con intervalos de entre 30 y 40 segundos entre cada toma. Las fotografías fueron tomadas con el flash en automático, el cual se disparó en las cuatro tomas debido a las condiciones de oscuridad reinante. Las características técnicas y hora exacta de acuerdo a la información digital de cada una de las tomas, fueron las siguientes:

- Foto 1: f/5.9 y 1/30 segundos de exposición. (18:55 h)
- Foto 2 (fig. 1): f/4.1 y 0, 5 segundos de exposición. (18:56 h)
- Foto 3: f/5.9 y 1/30 segundos de exposición. (18:57 h)
- Foto 4 (fig. 2): f/3.3 y 1/30 segundos de exposición. (18:57 h)

Tras tomar las fotografías, Antonio se sintió sorprendido ante un extraño círculo azul que era claramente visible en la foto 2. Debido a esta sorpresa, al día siguiente le comunicó el suceso a su mujer, Josefina. Posteriormente, ambos se percataron de que otra pequeña esfera azulada era visible en la foto 4, aunque de una manera más sutil.

Figs. 1. Fotografía 2 de la serie, mostrando la extraña anomalía azul en la parte central-derecha, además de la Luna y Venus. (Fotografía: Antonio)

 

 

Fig. 2. Fotografía 4 de la serie, cuyas condiciones de luminosidad han sido levemente modificadas para una mejor observación de la anomalía azul (señalada con el círculo rojo). También la Luna y Venus son visibles en esta fotografía. (Fotografía: Antonio)

 

ANÁLISIS FOTOGRÁFICO

Los objetos divisados en dos de las fotografías de esta serie de cuatro corresponden en realidad a las formas conocidas como "orbes", como así son denominadas estas esferas que han sido fotografiadas en multitud de ocasiones y que algunas personas relacionan con manifestaciones espirituales o fenómenos paranormales.

En este caso, como en la inmensa mayoría de sucesos similares, la hipótesis inicial de este autor apuntaba a que dichos "orbes" eran simplemente partículas de polvo, humedad o sedimento en suspensión. La explicación residía en que, tal como manifestaron los propios testigos, las fotos fueron hechas con flash, el cual habría rebotado en dichas partículas ocasionando las esferas de las fotografías. La partícula fotografiada en la foto 2 (de una serie de cuatro fotos) debía encontrarse a muy poca distancia de la lente, a pesar de que en la fotografía aparenta estar a gran altura. Esta apariencia es debida al simple hecho de que aparece superpuesta al firmamento, no muy lejos de la Luna, cuando en realidad la partícula podría haber sido alcanzada por el flash muy cerca de la cámara (a centímetros o escasos metros). Por su parte, la partícula de la foto 4 debía estar igualmente relativamente cerca del objetivo, o de lo contrario la luz del flash incorporado de una cámara digital no habría llegado a impactar en ellas.

Sin embargo, a pesar de que dichas proposiciones iniciales no estaban del todo desencaminadas, al ser planteados dichos argumentos al testigo principal y su mujer, esta última decidió experimentar por su cuenta, dando con una solución que resultó ser mucho más certera.

Así, Josefina explicó que debido a las bajas temperaturas de aquel día de invierno (T. Máx. 17ºC; T. Mín. 7ºC), el vaho exhalado por su marido sobre la lente pudo haber sido la causa para las anomalías. Y es que, Antonio tuvo que parar su bicicleta y sacar la cámara en la oscuridad. Debido al pequeño tamaño de la cámara se le hizo difícil distinguir en un primer momento su parte trasera de la delantera, necesitando acercarse el artefacto hacia sus ojos, produciéndose aquí la condensación del vaho en el objetivo. Josefina comprobó mediante experimentación (figs. 3 y 4) que las instantáneas sacadas rápidamente tras la exposición de la lente al vaho y en condiciones similares, muestran sin lugar a dudas el mismo efecto observado en las fotografías obtenidas por su marido. Además, el tiempo de exposición de la foto 2 (0, 5 segundos) es mayor que el de las otras tres que componen esta serie del 25 de enero de 2012 (1/30 segundos), lo que explica que la luminosidad sea más llamativa en dicha toma.

Fig. 3. Foto realizada por la mujer del protagonista desde la terraza de su casa, tras exhalar vaho sobre la lente de la cámara y disparar a continuación. Las anomalías resultantes más claramente visibles han sido señaladas mediante un círculo rojo. La anomalía superior fue causada por el efecto de la luz del flash sobre un fino hilo que colgaba del toldo de la terraza. (Fotografía: Josefina López Ruiz)

 

 

Fig. 4. Otra fotografía realizada por la mujer del protagonista desde la terraza de su casa, tras exhalar vaho sobre la lente de la cámara y disparar a continuación. Las anomalías resultantes más claramente visibles han sido señaladas con un círculo rojo. (Fotografía: Josefina López Ruiz)

Durante la fase inicial del estudio de este caso fue necesario someter la foto 4 a un pequeño procesado, para así poder observar con claridad el objeto extraño visualizado por Antonio y su mujer. Para lograr dicho propósito se llevó a cabo la modificación de las condiciones de luminosidad de la imagen, lo que permitió observar no sólo el círculo azulado señalado por el matrimonio, sino también bastantes más objetos circulares similares a dicha anomalía (fig. 5). La foto 4 fue obtenida con aproximadamente un minuto de diferencia respecto a la foto 2, haciéndose por tanto más difícil una explicación similar relacionada con el vaho, y más teniendo en cuenta la mayor cantidad de círculos anómalos observables en esta instantánea. Por tanto, la hipótesis de la humedad en el ambiente o partículas en suspensión, o una combinación de la misma con la hipótesis del vaho, permanece como la más factible para explicar los círculos anómalos de la foto 4.

Fig. 5. Fotografía 4 de la serie tras modificar ampliamente las condiciones de su curva de luminosidad. Son claramente observables numerosas esferas (señaladas con círculos rojos) de color blanquecino (debido a ese cambio en la luminosidad), que se suman a la anomalía azul inicialmente descubierta por el matrimonio. (Fotografía: Antonio; Archivo: Víctor Martínez)

 

CONCLUSIONES

A pesar de que el presente caso pueda parecer demasiado simple y desmerecedor de investigación para los más ávidos de sucesos espectaculares, lo cierto es que su estudio debería ofrecer una valiosa información sobre la que meditar de cara a la gran amplitud de errores de interpretación que existe en el terreno ufológico.

La condensación en el objetivo fotográfico del vaho exhalado por el propio testigo y la luz del flash reflejada en partículas de polvo y humedad, son la extraña y convincente explicación para dos fotografías de una misma serie con enigmáticos "orbes" convertidos a OVNIs.

La aparición de círculos azulados en ese par de fotografías intrigó en un primer momento al fotógrafo y posteriormente a su mujer. A pesar de que los testigos podrían haberse dejado llevar por interpretaciones sensacionalistas acerca de naves invisibles de increíble luz azulada, lo cierto es que ha sido su colaboración la que ha permitido llegar a la solución definitiva para las anomalías de las tomas.

En un tiempo en el que las cámaras digitales se han hecho con un hueco indiscutible en cada hogar, cabe esperar que la investigación ufológica y parapsicológica de fotografías anómalas fortalezca aún más su rango de hipótesis y experimentación. Es así cómo mediante el estudio objetivo de los numerosos procesos casuales que pueden dar lugar a fotografías aparentemente paranormales, puede llegarse a dar solución de lo que en muchas ocasiones no son más que interpretaciones erróneas surgidas de la predisposición a creer en otras realidades.

 

DOCUMENTOS RELATIVOS
AL CASO

Fotografías en alta calidad de la serie obtenida por Antonio:

Foto 1 (la Luna)

 

Foto 2

 

Foto 3 (la Luna)

 

Foto 4

 

Una de las fotografías realizadas a modo de experimentación por Josefina López Ruiz para tratar de probar la hipótesis del vaho (en alta calidad):